Boletín No. 10. 30 de marzo de 2020. Para garantizar el respeto a la vida y frente a la grave crisis que viven desde tiempo atrás los establecimientos carcelarios en el departamento y en la capital del país, agudizada por situación desatada por la pandemia del Covid-19, la Comisión Regional de Moralización Bogotá-Cundinamarca, CRMBC, asumirá una estricta vigilancia a la gestión éstas.

En desarrollo de la sesión ordinaria de CRMBC, la cual se llevó a cabo de manera virtual el pasado viernes, se aprobó realizar un seguimiento tanto de los aspectos del tratamiento humanitarios como de la gestión y la ejecución presupuestal. Para ello miembros de la comisión, en sus competencias, requerirá al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario y a las entidades territoriales un informe detallado de la situación que viven estos centros de reclusión.

De la misma forma, el contralor de Cundinamarca; Edgard Sierra Cardozo, instó a las administraciones municipales y departamentales para que en el menor tiempo posible cumplan con la obligación de remitir a la entidad de control departamental los decretos de urgencia manifiesta y sus respectivos contratos, para el análisis que impone la normativa y que la Contraloría General de la República, en circular, recordó este deber legal.

La CRMBC, también expresó su preocupación por los brotes de especulación que se han denunciado en los diferentes municipios derivados de las medidas de cuarentena que vive el país, y se sumó a la campaña de la Secretaría de Transparencia de la Presidencia, para instar a los alcaldes en el cumplimiento a cabalidad del estatuto del consumidor, deber legal de las autoridades locales.

Con estas principales acciones, la CRMBC, continua su trabajo orientados a la prevención, investigación y sanción de la corrupción en el Departamento.