Boletín No 07. Bogotá 10 de marzo de 2017: Las expresiones de apoyo a la labor de vigilancia y control, en relación con los temas de salud, actualización catastral, alumbrado público, cartera morosa de las EPS, minería y obras inconclusas, entre otras, hechas por los diputados de distintas corrientes políticas se registraron al término de la intervención del contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo sobre la gestión de la entidad en 2016.

Durante la sesión ordinaria en la Duma, el jefe del ente de control salió en defensa del control fiscal territorial ante el anunció de pretender acabar con las contralorías departamentales, municipales y distritales.

 “El control fiscal si sirve en las regiones y no se puede centralizar, es un retroceso que afecta el sistema administrativo del estado. Requerimos ajustes y fortalecimiento, las 63 contralorías estamos abiertas al diálogo para mejorar las condiciones de ejercer nuestra función”, recalcó López Arévalo.

Al mismo tiempo, explicó las actividades cumplidas con los más de 394 sujetos de control en el departamento que generaron un incremento en las auditorías ejecutadas: en la Dirección departamental 144, con un aumento de 30; en la Dirección Municipal 297, con un aumento de 37 y en la Subdirección de Costos Ambientales 77 con un aumento de 15.

Reveló que los hallazgos administrativos pasaron de 3.963 en 2015 a 4.315. Precisó que en cuanto a los hallazgos fiscales aumentaron de 243; en 2015 por valor de $32.220 millones a 313, en 2016 por valor de $169.537 millones.

Indicó que su gestión no solo se limita a realizar procesos fiscales y sancionar a los responsables, sino que también a ejercer acciones de vigilancia y acompañamiento para que obras contratadas desde hace más de 6 años presten el servicio. “Es importante para los cundinamarqueses acceder oportunamente a los hospitales, colegios, acueductos, vías o coliseos y no esperar que pase el tiempo para castigar a los responsables por la indebida o ineficiente inversión de los recursos públicos”.

En Cundinamarca ya están identificadas las obras inconclusas, dijo el contralor, son 182 contratos por una cuantía de $241.095 millones. Y de manera de manera simbólica dio a conocer los tres árboles que generan compromiso de las autoridades con los cundinamarqueses para que se concluyan las obras.

En árbol seco, se identifican los 182 contratos en elefantes blancos; en el árbol verde “de la esperanza”, figuran las 6 obras recuperadas en 2016, en elefantes con el logo de las manos de la transparencia que promueve la entidad y en el tercer árbol, de verde más intenso, los más de 800 contratos suscritos durante el año anterior en elefantes con el color de la bandera del departamento que tendrá vigilancia especial.

Al término de la sesión los integrantes de la duma solicitaron al contralor atención a aspectos como: la problemática ambiental y de minería en la laguna la Herrera, en Mosquera, la revisión de las concesiones viales, la vigilancia a los contratos con las empresas de acueductos y alcantarillado, entre otros; puntos ya contemplados en los planes de acción de la Entidad.

Finalmente, el contralor López Arévalo, al concluir su intervención con la presentación del informe de gestión 2016 invito a acompañar la vigilancia y el control a los recursos del departamento.

 

Principales acciones:

*Hallazgos fiscales: 313 por un valor de $169.537 millones de pesos

*Beneficios del control fiscal Cualitativos por $999 millones de pesos

*Se determinaron 182 obras inconclusas por valor de $241.095 millones de pesos

 *Recuperación de cartera de las IPS, por valor de $102.967 millones de pesos