Boletín No. 37 - Bogotá, 3 de septiembre de 2017.  “Sin descuidar el cumplimiento de la sentencia sobre el Río Bogotá en 44 municipios del departamento me permito alertar que de las 88 Plantas de Tratamiento de Agua Residual - PTAR en Cundinamarca con una inversión de $367 mil millones de pesos de pesos solo funcionan 72”, dijo el contralor Ricardo López Arévalo al explicar que estas obras tienden a ser elefantes blancos porque los acaldes no cuentan con los recursos para hacer un adecuado mantenimiento y operación.

Con este llamado de atención el jefe del ente de control de departamental convocó al Procurador General de la Nación a participar en la segunda mesa de trabajo en la que se especifiquen los modelos de seguimiento y vigilancia al cumplimiento de la sentencia del Rio Bogotá del Tribunal de Cundinamarca y al mismo tiempo que se discutan propuestas que garanticen la financiación del futuro de las PTAR.

En este sentido, López Arévalo se refirió a que no es viable trasladar los costos a los usuarios a través de las tarifas para la operación y funcionamiento de las Plantas de Tratamiento de Agua Residual, más si se tiene en cuenta que el 90% de los municipios son de categoría sexta.

El seguimiento en la Contraloría departamental vigencia 2015-2016 al cumplimiento en la ejecución de las órdenes establecidas por la Sentencia del 28 de marzo de 2014, en relación con la descontaminación del Río Bogotá, presenta 45 informes de auditoría que han establecido 425 hallazgos administrativos, 5 disciplinarios y 1 sancionatorio.

Los municipios sujetos de control en este tema son: Villapinzón, Cucunubá, Tausa, Cogua, Nemocón, Suesca, Chocontá, Sesquilé, Gachancipá, Zipaquirá, Tocancipá, Sopó, Cajicá, Chía, Cota, Guatavita, Guasca, La Calera, Subachoque, El Rosal, Tabio, Tenjo, Facatativá, Madrid, Funza, Bojacá, Mosquera, Sibaté, Anolaima, Quipile, Cachipay, Zipacón, Tena, San Antonio del Tequendama, La Mesa, Anapoima, Granada, El Colegio, Apulo, Viotá, Tocaima, Agua de Dios, Ricaurte y Girardot.