Boletín No. 47 - Bogotá, 29 de diciembre de 2017. La Circular 025 del 4 de diciembre de este año convoca al gobernador, a los alcaldes municipales, gerentes de hospitales, gerentes de empresas de servicios públicos, directores de Empresas de Recreación y Deportes y demás sujetos de control para que los procesos de selección de los nuevos jefes de control interno, o quienes hagan sus veces, en el departamento estén guiados por principios de objetividad e imparcialidad

De igual forma se exhorta a los nuevos funcionarios designados a asumir la ejecución de las auditorías internas, el seguimiento al correcto cumplimiento de los planes de mejoramiento vigentes, la vigilancia al óptimo desarrollo administrativo de la entidad en la que laboran y las demás que le otorga la ley.

Recientemente la Contraloría de Cundinamarca presentó el primer diagnóstico del control interno en alcaldías municipales y hospitales de Cundinamarca elaborado este año por el organismo de control fiscal en el que detectó la ausencia de estas oficinas, el bajo reporte de auditorías internas y falta del ejercicio del control preventivo.

De acuerdo con este informe, 57 de los 115 municipios vigilados por el Organismo de Control Fiscal no cuentan con la Oficina de Control Interno y las funciones se delegan a funcionarios que no son idóneos para ejercerlas.

Se reporta un promedio de 6 auditorías internas por municipio, una cifra menor teniendo en cuenta que los municipios más pequeños en el departamento registran mínimo 10 procesos y 50 procedimientos susceptibles de evaluación. Esta situación hace que la Contraloría de Cundinamarca insista en la importancia de la realización de las auditorías internas al ser la base de la labor preventiva que cumplen las Oficinas de Control Interno.

Igualmente, se enfatiza en que solo 10 alcaldías municipales hicieron uso de alguno de los mecanismos de alerta temprana durante la vigencia de 2016, como herramienta preventiva ante posibles faltas en contra de los recursos públicos.

Ante este panorama la contraloría departamental insta a las entidades públicas del departamento a que gestionen el presupuesto necesario para constituir y dar en funcionamiento la Oficina de Control Interno, toda vez que son aliadas estratégicas en el correcto desarrollo de la administración pública.

También, se insiste desde el organismo de control fiscal que se estará atento al compromiso de las Oficinas de Control Interno con la transparencia y el desarrollo de buenas prácticas en la gestión territorial.